“NO TEMAS” – DR. CLAUDIO FREIDZON

24/04/2020

Tiempo de lectura: 3 minutos

En forma breve y poderosa, el Dr Claudio Freidzon nos anima a cumplir con el propósito que Dios diseñó para nuestro diario transitar.

Nuestra vida como cristianos tiene una misión por cumplir y es que de lunes a lunes, en el lugar que nos toca asistir, ya sea el estudio, en la facultad, en el supermercado, en el trabajo…en el lugar donde vivimos, donde compartimos con personas que tienen otra perspectiva de lo cotidiano, podamos transmitirle el propósito de Dios a través de nuestras acciones. Se trata de un llamado a ser “Templos de 2 Dios” todos los días.

La misión de la iglesia desde sus comienzos, era llevar a la conversión y el discipulado a aquellos que como hoy no creían en la verdad expresada por Cristo.

La iglesia crecía y el Señor añadía constantemente los que eran salvos. Los cristianos predicaban y los milagros se multiplicaban.

En el Libro de los Hechos, podemos hallar testimonios del poder de Dios, en las situaciones que le tocó transitar al apóstol Pedro.

Vivían de milagro en milagro…de conversión en conversión…pero también de cárcel en cárcel.

La iglesia siempre estuvo bajo la presión de las tinieblas.

No obstante Pedro estaba detenido por predicar denodadamente; esa misma iglesia primitiva estaba congregada en un hogar. Los hermanos estaban reunidos orando por Pedro, para que fuera liberado de su cautiverio, a lo que el Señor respondió sacándolo de la prisión a la medianoche.

Ese denuedo de los héroes de la fe, ha cimentado el corazón de esta iglesia de Belgrano, trayendo a estos días esa búsqueda incesante de las manifestaciones del Espíritu Santo.

Cuando uno lee el Nuevo Testamento, precisamente la obra de Pablo; quien tenía la oportunidad de darse a conocer, él no arrancaba su historia en la tremenda conversión camino a Damasco, sino que comenzaba desde Abraham y el pueblo de Dios.

Iniciaba mencionando su linaje: “Yo pertenezco a esta familia…la del Dios de Abraham, el Dios de Isaac, el Dios de Jacob, el Dios de Josué, el Dios de los jueces, el Dios de Samuel, el Dios de los reyes…Saúl…el rey David…el Dios de Jesús, que se hizo hombre; habitó entre nosotros y vimos su gloria. El Dios de la iglesia.

Cada casa tiene un linaje.

Cada iglesia tiene una historia y un linaje y una promesa. Y esa promesa es para todo el que quiera recibir la llenura del Espíritu Santo.

Dios quiere hacer algo nuevo sobre esta generación y nos dice: “¡NO TEMAS!”

Es porque Él tiene el poder para calmar las tormentas.

Él tiene el poder para hacer que lo imposible sea posible.

¡No temas!