“CÓMO SER LLENOS DEL ESPÍRITU SANTO” – DR. CLAUDIO FREIDZON

10/04/2020

Tiempo de lectura: 3 minutos

Para conectarnos con los planes de Dios, debemos reconocer el sacrificio de Cristo y ser llenos de su Espíritu Santo.

En estos tiempos, Dios está alcanzando poderosamente a las naciones.

Muchos nos preguntamos…¿cómo podré hacer para tener un “mover de Dios” en mi vida…cuál es la clave? ¿Cómo podré experimentar la voluntad de Dios y conocer cuál es el propósito para el que fui diseñado?

Cuando ese vacío espirirtual se produce y se establece en el corazón de la gente, no existe otra forma de saciar esa necesidad de su presencia que no sea a través del “nuevo nacimiento”.

Para vivenciar ese “nuevo nacimiento”, no sólo uno asiste a la iglesia para adorar y cantar…¡eso es hermoso!

Pero la verdadera adoración produce compromiso; transformación…produce un cambio de vida.

Lo más destacado de todo esto, es que Dios nos cambia el testimonio.

En nosotros nace ese mismo milagro que estaba en Jesús. Nuestra vida pasa a ser un manantial de bendición para otras personas.

Dios es milagroso y puede provocar que un campo reseco se transforme en un manantial.

Este mensaje debe estar acompañado de la convicción que el Señor no nos abandona al salir de la iglesia, sino pensar en la obra que Dios ha hecho en nosotros y los planes y propósitos que hay para cada persona.

En Jeremías 29:11 (RV 60) Dios mismo nos habla de una proyección de futuro: “Pues yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros dice Jehová, pensamientos de paz y no de mal, para daros el fin que esperáis”.

En la versión de la NTV dice: “Porque yo sé los planes que tengo para ustedes dice el Señor. Son planes para lo bueno y no para lo malo; para darles un futuro y una esperanza.”

La buena noticia es que para cada uno de nosotros hay un plan de desarrollo en nuestras vidas y eso está radicado en el corazón mismo del Evangelio.

Es el anuncio que el Hijo de Dios vino a morir para garantizarnos un futuro y una esperanza fundada en la muerte y resurrección de Jesús.

El Señor nos aseguró un futuro victorioso.

Para todos aquellos que están atravesando dificultades, el Evangelio es el amor de Dios que se hace visible en la persona de Jesús.

El Señor vino a darnos la posibilidad de acercarnos a Dios, acortando la distancia y separación que produjo el pecado. La creación en sí se apartó de los planes originales que Dios había trazado para el ser humano.

Pero hoy, nuestra perspectiva de la vida cambia, al saber que el Señor tiene un plan. El ser llenos del Espíritu Santo requiere de una experiencia previa de conocer a Jesús; conocer y reconocer lo que Él preparó para nosotros.

No se trata de un mensaje de optimismo, sino de conectarse a la fuente que es Cristo.

Cristo es la fuente que nos une al cielo.

La forma de conectarnos a la fuente es a través de Su Espíritu Santo.